miércoles, 7 de diciembre de 2016

FRANCISCO SALIAS SANOJA



Francisco Salias Sanoja nació en Caracas en 1785. Hijo de Francisco Antonio Salias de Tordesillas y María Margarita Sanoja Cabeza. Hermano de Vicente, Pedro, Juan, Mariano, Carlos y Carmen.
Contrajo nupcias con Dolores Cedillo. El matrimonio tuvo 2 hijos: Soledad y Juan Vicente.
Participó en los sucesos del 19 de Abril de 1810, y fue quien agarró por un brazo al Capitán General Vicente de Emparan y Orbe a las puertas de la Catedral de Caracas y lo conminó a regresar al Cabildo.
Ejerció el cargo de Edecán del Generalísimo Francisco de Miranda; luchó en el asalto a Valencia, Edo. Carabobo, el 23 de julio de 1811, y por error fue dado por muerto cuando había sido herido y hecho prisionero; al ser liberado, fue ascendido a Capitán (1811). Luego el 16 de agosto condujo a Caracas el parte donde Miranda informó al gobierno de la pacificación de Valencia. Posteriormente estuvo con el Generalísimo hasta la pérdida de la Primera República; después fue nuevamente capturado y trasladado a Puerto Cabello, Edo. Carabobo, donde se le hizo un juicio por "infidencia", siendo acusado de traición a la corona española. En marzo de 1813 fue liberado y retornó a las filas patriotas. Años más tarde, específicamente en 1826 estuvo entre los signatarios del acta de la Asamblea de San Francisco, en Caracas, del 7 de noviembre, que apoyó el movimiento La Cosiata (que aspiró la separación de Venezuela de la Gran Colombia). Y en noviembre de 1830 fue comandante de un resguardo.
Según las crónicas, le escribió a José Antonio Páez dándole a conocer su difícil situación económica y mala salud, solicitándole un empleo. Ese es el último dato que se tiene de él.
El revolucionario Francisco Salias Sanoja falleció en Caracas el 8 de diciembre de 1834.

Lic. Sonia Verenzuela
2016
FUENTES CONSULTADAS
Fortique, José Rafael (1985): Vicente Salias. Biblioteca de Autores y Temas Mirandinos.
Rojas, Arístides, Crónicas de Caracas.
ICONOGRAFÍA
Francisco Salías Sanojo, Ilustre Procer (1785 – 1834) en Geni.

No hay comentarios:

Publicar un comentario