lunes, 4 de enero de 2016

RAFAEL MARÍA BARALT PÉREZ




Rafael María Baralt Pérez nació en Maracaibo, Edo. Zulia, el 3 de julio de 1810. Hijo del Coronel venezolano Miguel Antonio Gerónimo Baralt y de la dominicana Ana Francisca Pérez Pérez.
Contrajo nupcias con Teresa Manrique de Lara y Fajardo el 18 de marzo de 1833. El matrimonio tuvo una hija: Manuela Luisa. El escritor ya tenía una hija: Ana Francisca Baralt Guijarro, producto de una  antigua relación que tuvo con  la Señora María Antonia Guijarro.
Estudió las primeras letras en República Dominicana, luego los estudios superiores los realizó en la Universidad Santo Tomás, en Bogotá, Colombia; donde cursó latín, filosofía y obtuvo el título de bachillerato en 1830. Un año antes de egresar de la universidad fue redactor del periódico zuliano 'El Patriota del Zulia'.
En 1830 estuvo bajo las órdenes del General Santiago Mariño, de quien fue secretario y oficial de su Estado Mayor, luego formó parte de la política nacional y la milicia contra los reformistas en 1835, llegando al rango de capitán de artillería, para más tarde ocupar un cargo en el Ministerio de Guerra. (hoy Ministerio de la Defensa).
En 1840 viajó a París, Francia y editó el Resumen de la Historia de Venezuela y Diccionario de Galicismos. El 13 de septiembre de 1841 se va de Venezuela; primero viajó a Londres, Inglaterra y luego a España; donde visitó Sevilla y finalmente se residenció en Madrid; la razón del viaje a Europa fue que el gobierno venezolano le envió para colaborar con el plenipotenciario carabobeño Alejo Fortique (1797-1845), ante el gobierno londinense, en la negociación de los límites de Venezuela con la Guayana Inglesa; y en 1843 se nacionalizó español; a partir de ese momento realizará su prolífera obra literaria; destacándose la oda “Adiós a la Patria” (1843); los poemas, A Alberto Lista (¡Bien haya la piedad que augusta ofrenda); A Cristóbal Colón (¿Quién La fiereza insulta de mis olas?); A Dios (Perlas son de tu manto las estrellas); A Dios (Cielos, orbes y abismos reverentes); A la batalla de Ayacucho (¡Mudo EL cañón, del campo fratricida!); A la memoria de don Alberto Lista y Aragón (¡Levanta de tu tumba, oh de la hispana); A la muerte de Judas (De su traición el peso infame a tierra); A la Santa Cruz (Fuiste suplicio en que a morir de horrenda); A la Santa Cruz (Suplicio fuiste en que a morir de horrenda); A la Santa Cruz (Alto Portento del amor divino); A la señorita venezolana Teresa ; A Sevilla (Deja los juegos ya; deja de amores); A Simón Bolívar (Él fue quien fulminando el hierro insano); A Simón Bolívar (Fiero en la lid y en la victoria humano); A un ingenio de estos tiempos (Soy incapaz, Ernesto, de engañarte); A un plagiario (Tranquilízate, amigo, tus escritos); A una señorita con motivo de haber entrado en religión (En la cándida frente el sacro velo); A una tonta (Nadie lo niega, Elisa, y yo el primero,); Adán en la redención (Cuando al morir Jesús, en su cimiento); Al nacimiento de la Princesa de Asturias (¡La Reina es madre! Venturoso día); Al señor Conde de San Luis (Sublima al cielo la sagrada frente); Al sol (1-Baralt) (Mares de luz, ¡oh sol!, en la alta esfera); Al sol (variante del anterior) (Mares de luz por la sonante esfera,); Contestando a una invitación (No niego la costumbre: menos niego); El mar (Te admiro, ¡oh mar!, si la movible arena); El viajero (Ave de paso que vagando gira); Imprecación al sol (¡Rey de los astros, eternal lumbrera,); La bombardeo de Barcelona en 1843 (De un eco en otro sordo retumbado); Luzbel en la redención (Muere Jesús y al punto estremecida); y La redención (Cuando del pecho en la garganta helada); y los ensayos, Resumen de la Historia de Venezuela (1841, escrito junto a Ramón Díaz); Diccionario matriz de la lengua castellana (1850) y el Diccionario de Galicismos (1855).
Militó en las filas de los partidos políticos, Progresista y la Unión Popular; fue redactor principal del periódico El Siglo de Madrid y colaborador en ciertos momentos de los diarios El Tiempo y El Espectador; entre sus escritos destacan también, La libertad de imprenta, compilación de sus mejores artículos, y de Los partidos políticos en España. Autor de una serie de artículos con la colaboración del periodista español Nemesio Fernández Cuesta.(1818-1893); siendo catorce las publicaciones hechas en conjunto, entre las que hallamos la novela El hábito hace al monje; las Obras políticas, sociales y económicas, y Lo pasado y lo presente.
Ocupó cargos de relevancia del mundo cultural español; tales como, Director de la Gaceta de la Corona, Administrador de la Imprenta Nacional; y se convirtió en el primer hispanoamericano en ser elegido individuo de Número de la Real Academia Española de la Lengua (RAE), desde 1853.
Rafael María Baralt posteriormente fue centro de intrigas políticas emanadas del nuevo gobierno de República Dominicana que tuvieron como consecuencia la destitución en 1857 de la dirección de la Gaceta y administración de la Imprenta Nacional; es oportuno acotar que Baralt había sido hasta entonces embajador plenipotenciario de aquella nación, recordemos que la madre era dominicana y diez años de su infancia los vivió en aquel país. Se dijo que la razón de la disputa fueron comentarios desfavorables hacia España que salieron a la luz por la violación de correspondencia del escritor; al final, el juzgado lo absolvió, pero de aquella situación tan desagradable nunca se recuperó. Asi, el insigne escritor y filólogo Rafael María Baralt Pérez falleció en Madrid, España, el 4 de enero de 1860. Después de su muerte, sus restos se extraviaron y transcurrieron 122 años para su regreso a Venezuela. Aunque el Congreso (hoy Asamblea Nacional) había concedido el derecho a ser sepultado en el Panteón Nacional desde 1943, finalmente es el 24 de noviembre de 1982, cuando sus restos retornaron a Venezuela y los trasladaron al Panteón Nacional, no sin antes haber pasado una noche en la alcaldía de Maracaibo.


Lic.  Sonia Verenzuela T.
2016

FUENTES CONSULTADAS:

Raynero, Lucía: Rafael María Baralt, 1810-1860. Editora El Nacional, 2007 .

Clio: revista bimestre de la Academia Dominicana de la Historia, Volume 21, N° 95, Imprenta J.R. vda. García, sucs., 1953

ICONOGRAFÍA:

instruccion-premilitar-guadalupe.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario