martes, 11 de octubre de 2016

JOSÉ CIPRIANO CASTRO RUIZ



José Cipriano Castro Ruiz nació en Capacho Viejo, Edo. Táchira, el 12 de octubre de 1858. Hijo de José del Carmen Castro, agricultor y de Pelagia Ruiz.
Contrajo nupcias con la cucuteña Zoila Rosa Martínez (1868-1954). No tuvieron descendencia. Pero él sí tuvo hijos fuera del matrimonio.
Realizó sus primeros estudios en su pueblo natal y en San Cristóbal, Edo. Táchira y luego en el Colegio Seminario de Pamplona, Colombia (1872-1873).
En 1898 formó un Comité Revolucionario. A principios de 1899, organizó junto con Juan Vicente Gómez y otros seguidores la Revolución Liberal Restauradora, que comenzó con la invasión del territorio venezolano desde Cúcuta, Colombia, el 23 de mayo de 1899. El presidente Ignacio Andrade abandonó el país ante el avance de los andinos de Castro, quien entró en Caracas el 22 de octubre de 1899 encargándose de la presidencia de la República hasta diciembre de 1908.
Sufrió los embates de La Revolución Libertadora (1901-1903), guerra civil, en la que una coalición de caudillos encabezados por el banquero Manuel Antonio Matos, aliados con empresas trasnacionales (ew York & Bermúdez Company y la Orinoco Steamship Company intentaron deponer al gobierno de Castro. Se libraron unas 150 batallas, entre ellas, la fallida invasión de Carlos Rangel Garbiras desde Colombia. Castro participó personalmente al frente de las tropas oficialistas, La Victoria, Edo. Aragua, en noviembre de 1902. La inestabilidad política del país, el enfrentamiento del gobierno con el caudillismo anticastrista y la disminución de los precios de las exportaciones agrícolas particularmente del café obligaron a Castro a suspender temporalmente el servicio de la deuda externa. Luego, las principales potencias exigieron el pago inmediato de sus acreencias en plena Revolución Libertadora. Ante la negativa del gobierno a reconocer los reclamos y la suspensión de los pagos de la deuda, Alemania e Inglaterra bloquearon las costas venezolanas a partir del 9 de diciembre de 1902 aplicando la Diplomacia de las Cañoneras, posteriormente se unió Italia el 12 de diciembre y, poco después, Francia, Holanda, Bélgica, Estados Unidos de Norteamérica, España y México, presentaron sus reclamos. Castro decretó una amnistía general y maneja un discurso político de corte nacionalista enfrentado a las potencias extranjeras a la par que los acorazados alemanes e ingleses hundieron varios buques de guerra venezolanos y bombardearon La Guaira, Edo. Vargas, Puerto Cabello, Edo. Carabobo y la isla de San Carlos. Castro proclamó "¡La planta insolente del Extranjero ha profanado el sagrado suelo de la Patria!". Reflejándose en la Doctrina Drago, suscrita por el Ministro de Relaciones Exteriores argentino de la época, Luis María Drago, en la cual argumenta la ilegalidad del cobro violento de las deudas por parte de las potencias más importantes. La mediación del entonces presidente norteamericano Theodore Roosevelt, quien usó el postulado de la Doctrina Monroe, logró qel fin del conflicto, mediante la firma de los Protocolos de Washington el 13 de febrero de 1903.
Al concluir la crisis del bloqueo imperialista, la política internacional del gobierno de Castro continuó desenvolviéndose entre enfrentamientos y conflictos, comenzaron los pleitos con las compañías que participaron en la Revolución Libertadora, y se concretó un juicio contra la New York & Bermúdez Company, en el cual la nación reclamó una indemnización de 50 millones de bolívares; y, en segundo lugar, se inició la expropiación de la Orinoco Steamship Co. Que al final propició la ruptura de relaciones diplomáticas entre Venezuela y EE.UU. en 1908. Después, en 1905 es rescindido el contrato de la nación con la Compañía Francesa del Cable Interoceánico. Castro ordenó el cierre de las oficinas de la empresa en el país y la expulsión del Encargado de Negocios de Francia, como consecuencia de ello, en 1906 Venezuela y Francia rompen relaciones diplomáticas motivando la expulsión de la colonia corsa asentada en Paria. Paralelamente, el gobierno se enfrentó a las compañías holandesas y ocurrió la ruptura de las relaciones diplomáticas con el Reino de los Países Bajos y al bloqueo naval de los puertos nacionales por naves de guerra holandesas.
Desde 1894 Cipriano Castro padeció de una fístula vesico-colónica y en febrero de 1907 recibió la noticia de que el general opositor Antonio Paredes ha invadido Venezuela por Pedernales, ordenando mediante un telegrama en clave la orden para el fusilamiento del enemigo, cuyo cadáver fue arrojado al río Orinoco. Su salud empeoró por sífilis el 23 de noviembre de 1908 y Gómez, como visepresidente se hizo cargo del gobierno. El 24 de noviembre Castro se embarcó en el buque Guadalupe rumbo a Europa para curarse, lo acompaña una comitiva donde liderada por su esposa Zoila.
La ocasión generó un nuevo movimiento revolucionario por parte de los jefes del liberalismo amarillo y del nacionalismo en el destierro, quienes contaron con el apoyo de las potencias extranjeras, EE.UU., Francia y Holanda; donde el compadre Juan Vicente Gómez dio un golpe de estado el 19 de diciembre de 1908. En Berlín, Alemania, mientras tanto, en la clínica Gustav Adolphe Ysrael le practicaron una nefrectomía, y le salvaron la vida. Castro, una vez repuesto de la operación quirúrgica intentó retornar a Venezuela, y en 1909 viajó hacia América pero se quedó en la isla de Martinica donde sufrió una dehiscencia en la herida operada y envió a su esposa Zoila, a La Guaira, con instrucciones de "hablar con el general Gómez, atender su casa y otros asuntos particulares", pero este dio órdenes de no permitir su desembarco. Regresaron a Europa, en el vapor Versalles. Castro al carecer de los recursos para efectuar una invasión armada, se marchó a Madrid, se trasladó a París y luego se mudó a Santa Cruz de Tenerife. A fines de 1912 estuvo una temporada en EE.UU., pero fue apresado y humillado por las autoridades de inmigración y obligado a marcharse (febrero de 1913). Finalmente se residenció con su esposa en Santurce, Puerto Rico (1916), bajo vigilancia por parte de espías enviados por Gómez, quien había asumino la presidencia.
El militar y político Cipriano Castro murió el 4 de diciembre de 1924, en Santurce, Puerto Rico..
Su esposa Zoila Martínez de Castro solicitó y obtuvo permiso para retornar a Venezuela, vivió tranquila sus últimos años, protegida, tanto ella como sus propiedades luego de la muerte de Gómez, por los presidentes Eleazar López Contreras, Isaías Medina Angarita, Rómulo Betancourt, Rómulo Gallegos, Carlos Delgado Gómez Chalbaud y Germán Suárez Flamerich.

Lic. Sonia Verenzuela T.
2016
FUENTES CONSULTADAS

ICONOGRAFÍA

No hay comentarios:

Publicar un comentario