miércoles, 6 de marzo de 2019

NICOLÁS (NIKOLAI ALEXEIEVICH) FERDINANDOV



Nicolás (Nikolai Alexeievich) Ferdinandov nació en Moscú, Rusia, el 14 de abril de 1886. Hijo del noble (caballero de las cuatro órdenes de san Vladimir), docente y director del Colegio Técnico de Ferrocarriles Moscú-Kazán Alexei Vladimirovich Ferdinandov y de Nadiezhda Kozlova.
Contrajo nupcias en dos oportunidades, primero en 1916 con su compatriota Antonina Sergueievna Vicktorova, de quien se divorció en 1920; y luego en 1922, con Soledad González, con quien tuvo 2 hijas. Se nacionalizó venezolano.
Amanecer en  el cementerio de los Hijos de Dios, Caracas (1919)

Estudió en el Instituto de Pintura, Escultura y Arquitectura de Moscú (1903, 1907-10); en la Academia de Artes de San Petersburgo, Rusia (1905-07); y galvanoplastia (1910). Hizo Servicio Militar. Provino de la escuela simbolista rusa y sus gustos artísticos radicaron en el art nouveau.
Llegó a Venezuela en el año 1919, específicamente a Margarita, Edo. Nueva Esparta; y se mudó a Curazao en 1922.
Fue propietario de una joyería en EE.UU. Ejerció de promotor de exposiciones y de acciones anticonformistas en Venezuela; y en Curazao, fue contratado pars realizar en la Caribbean Petroleum Company, el diseño de un muelle, y decoró en el año 1924 el Club Chino, antigua Casa Penso de Willemstadt. 
Ola, 1919

Como datos de interés, tenemos que convivió un tiempo con el pintor caraqueño Armando Reverón (1889-1954) y su mujer Juanita Mota en El Valle, Caracas; y el escritor y político caraqueño Rómulo Gallegos (1884-1969), por la personalidad descollante que tenía, usó sus características resaltantes para crear el personaje de una de sus novelas, el hombre de Besarabia en la historia El forastero, publicada en el año 1942.
Obtuvo una medalla en la Exposición Internacional de Roma, Italia en el año 1913.
El pintor y decorador ruso Nicolás ((Nikolai Alexeievich) Ferdinandov falleció en Curazao el 7 de marzo de 1925.

Lic. Sonia Verenzuela T.
FUENTES CONSULTADAS

No hay comentarios:

Publicar un comentario