martes, 13 de octubre de 2015

ALEJANDRO COLINA VIERA

Alejandro Colina Viera nació en Caracas, el 8 de febrero de 1901. Hijo de Alejandro Colina y Herminia Viera. Nieto del caudillo militar falconiano León Colina (1829-1895). 
Desde temprana edad mostró interés por la pintura y la escultura; ingresó en 1913 a la Academia de Bellas Artes de Caracas, donde fue alumno del pintor valenciano Antonio Herrera Toro (11857-1914) y del escultor mirandino Cruz Álvarez García (1870-1950), luego continuó su formación en la Escuela de Artes y Oficios. Para complementar sus conocimientos y elaborar piezas escultóricas de mayor realismo, acudió a en la Universidad Central de Venezuela, para aprender de anatomía, en las clases de los doctores Luis Razetti (1862-1932) y José Gregorio Hernández (1864-1919). Posteriormente, en un viaje al Orinoco, cuando formó parte de personal de la Marina Mercante, le interesó desde ese momento el tema indigenista; que caracterizó toda su obra escultórica hasta el final de sus días. 

El famoso escultor en ciertas etapas de su vida estuvo internado en el Hospital Psiquiátrico de Caracas y fue paciente del Dr .Héctor Artiles Huerta, quien en su momento trató al famoso pintor Armando Reverón (1889-1954). En 1971 fue arrollado por un automóvil y quedó inválido.

Colina realizó numerosos Monumentos públicos, algunos son: Cacique Manaure, Coro, Edo. Falcón; Conjuro de Caricuao, Caricuao, Caracas (1968); El piache Yarijú, Colegio de Médicos del Estado Carabobo, Valencia; Indio Chacao, Plaza Chacao, Caracas; Indio de Tacarigua, Plaza El Indio, Valencia, Edo. Carabobo (1942); Indio Tiuna, Plaza Tiuna, Los Rosales, Caracas (1948-49); Indio Yaracuy, San Felipe, Edo. Yaracuy; María Lionza sobre la danta (1951), Caracas,su obra más emblemática, de gran veneración; Monumento a la Bandera, San Juan de los Morros, Edo. Guárico; Negra Matea, Hospital Materno Infantil, Maracay, Edo. Aragua; Negro Primero y Fuente de los caimanes, San Fernando de Apure, Edo. Apure; Oyendo la voz del ídolo y La madre tierra, Parque Aborigen de Tacarigua, Maracay, Edo. Aragua; Presbítero José Armando Pérez, Michelena, Edo. Táchira; Vigilancia, inteligencia y observación, Academia Militar de Venezuela, Fuerte Tiuna, Caracas (1947), obra bautizada como “La vigilia del Soldado”, cimentada en un pedestal de concreto, en representación del territorio venezolano y el espejo de agua es el Mar Caribe, que baña nuestras costas; las tres figuras representan las actitudes que debe poseer el Soldado venezolano: vigilancia, disciplina y saber.

Alejandro Colina, luego de una prolífera producción escultórica falleció en su Caracas natal, el 23 de octubre de 1976.

Lic.  Sonia Verenzuela T.
2015

Fuentes consultadas:

Calzadilla, Juan y Pedro Briceño. Escultura/escultores. Un libro sobre escultura en Venezuela. Caracas: Maraven, 1977.
Colina, Carlos (coordinador). Alejandro Colina, el escultor radical. Caracas: UCAB-Celarg-UCV-Conac-Ateneo de Caracas, 2002. Nucete-Sardi, José. Notas sobre la pintura y escultura en Venezuela. Caracas: Ediciones González y González, 1957 (tercera edición). Primera edición en 1940.

La vigilia del soldado en Siempre Firmes, Año 33, N°119, julio 1988.
ICONOGRAFÍA: FOTOGRAFÍA:
talentovenezolano.blogspot.com

1 comentario:

  1. Felicitaciones a la Lcda. Sonia Verenzuela por su excelente trabajo que como muchos otros tributan a la memoria historica de nuestro país

    ResponderEliminar