lunes, 6 de junio de 2016

MARIO BRICEÑO IRAGORRY



Mario Briceño Iragorry nació el 15 de septiembre de 1897 en Trujillo, Edo. Trujillo. Hijo de Jesús Briceño Valero y María Iragorry Briceño. Muy joven quedó huérfano de padre.
Contrajo nupcias en 1923 con Josefina Picón Gabaldón. El matrimonio tuvo 8 hijos: Raymond Nonato, Obdulio, Mario José, Jesús Omar, Roberto Belarmino, Rodrigo Ignacio, María y Beatriz.
Estudió la primaria en su pueblo natal y el bachillerato en el Colegio Federal de Varones de Valera, Edo. Trujillo. En 1912 viajó a Caracas e ingresó a la Academia Militar, hoy Academia Militar del Ejército Bolivariano (AMEB), que forma parte de Universidad Militar Bolivariana de Venezuela (UMBV), donde conoció al futuro presidente Isaías Medina Angarita. Dos años más tarde retornó a Trujillo y decidió ejercer el periodismo, dejando a un lado la idea de ser militar, fundando la publicación Ariel; luego se trasladó a Mérida en 1918 para seguir estudios de derecho en la Universidad de los Andes (ULA), egresando como abogado en 1920.
Ejerció cargos públicos, tales como Director de política y encargado de la secretaría del estado Mérida (1919); trabajó en la Dirección de Política Internacional del Ministerio de Relaciones Exteriores (1921) junto con Lisandro Alvarado, Jacinto Fombona Pachano y José Antonio Ramos Sucre; Secretario de la Cámara de Diputados (1922); Cónsul de Venezuela en Nueva Orleans (1923-25); presidente interino del estado Trujillo (1927); presidente (gobernador) del estado Carabobo (1928); Secretario de la Universidad Central de Venezuela (UCV), en 1928; ministro plenipotenciario en Centroamérica, con sede en San José, Costa Rica (1936-1941); director del Archivo General de la Nación (1942-1943), Presidente (Gobernador) del Estado Bolívar (1943-1944); presidente del Congreso de Venezuela, hoy Asamblea Nacional (1945); y embajador de Venezuela en Colombia (1949).
Impartió clases en el Liceo Andrés Bello en Caracas y fue su director; y director de la Escuela de Ciencias Políticas (1927).
Se incorporó a la Academia Nacional de la Historia (1930), de la Lengua (1932). Fue Cronista de Caracas.
Cuando el presidente Medina Angarita fue derrocado el 18 de octubre de 1945, Briceño Iragorry fue detenido y después liberado a los pocos días; dedicándose a la abogacía. En las elecciones de 1948 Briceño Iragorry formó parte de Unión Republicana Democrática (URD) y apoyó la candidatura presidencial de Jóvito Villalba. Posteriormente cuando en 1949 la Junta Militar derrocó al presidente Rómulo Gallegos, Briceño Iragorry fue designado embajador en la República de Colombia. Tras los resultados electorales de 1952 y la polémica que los rodeó, se asiló en la embajada de Brasil. Transcurrió el exilio en Costa Rica en 1953 y luego en Madrid (1953-1958). En abril de 1958, Mario Briceño Iragorry retornó a Venezuela después del derrocamiento de Marcos Pérez Jiménez.
Recibió galardones por su talento en la escritura, entre los que hallamos, el Premio Municipal de Literatura (1946) por su obra Casa León y su tiempo; primer Premio Nacional de Literatura (1948) por su libro El regente Heredia o la Piedad heroica.
Algunas de las publicaciones de Briceño Iragorry son: Horas (1921), Motivos (1922), Ventanas en la noche (1925), El Caballo de Ledesma (1951), Horas Undécima (1956), Los Ribera (1957, única novela), Relación geográfica de la Provincia de Cuyas, Trujillo, Sentido y Ámbito del Congreso de Angostura, Lecturas Venezolanas, Sentido y presencia de Miranda, Tapices de Historia Patria, La Tragedia de Peñalver, Mensaje sin Destino (1951) y Por la ciudad hacia el mundo (1957).
El escritor, periodista, historiador, político y diplomático Mario Briceño Iragorry falleció en Caracas el 6 de junio de 1957. Sus restos reposan en el Panteón Nacional desde el 6 de marzo de 1991.

Lic.  Sonia Verenzuela T.
2016
FUENTES CONSULTADAS

Briceño Linares, Mario A: Mario Briceño Iragorry el trujillano universal “Su familia de ayer y de hoy” en www.saber.ula.ve/bitstream/123456789/30544/1/articulo7.pdf

ICONOGRAFÍA

No hay comentarios:

Publicar un comentario