viernes, 11 de marzo de 2016

LUIS EZPELOSÍN SANGUINETTI


Luis Ezpelosín nació en Caracas, el 9 de marzo de 1855. Hijo de Luis Ezpelosín Tovar y Atilia Sanguinetti Rodríguez.
Contrajo nupcias el 31 de agosto de 1892 con Celeste Sánchez Hurtado. El matrimonio tuvo 5 hijos: Celeste, Luisa Teresa, Atilio, Luis y Cecilia.
Cursó estudios en el colegio Santa María. Luego se inscribió en La Universidad Central de Venezuela (UCV), de donde egresó con el grado de agrimensor público y en noviembre de 1878 como bachiller en medicina y cirugía.
Ejerció la medicina cierto tiempo y luego, se dedicó por entero a la docencia. En 1881, se desempeñó como rector del Colegio Nacional de Coro, Edo. Falcón, hasta junio de 1886, cuando renunció. En 1890 fue designado director de la Escuela Politécnica venezolana en Caracas, cargo que abandonó en 1894, cuando el General Joaquín Crespo lo nombró Ministro de Instrucción Pública (Ministro de Educación); en dicho cargo promulgó por estatuto, el 22 de noviembre de 1894 la reglamentación para organizar la instrucción primaria, gratuita y obligatoria; mediante la división de la educación en grados; el kindergarten o jardín de infancia; las escuelas especiales, para sordos, ciegos; las escuela de artes y oficios; las escuelas de bellas artes; los politécnicos; las técnicas y las agropecuarias, entre otros.
En 1896 fue designado a la administración de la aduana de La Guaira, Edo. Vargas y regresó a la Dirección de la Escuela Politécnica (que evolucionó desde Colegio Nacional de Varones, se le conoció luego como Colegio Federal, más tarde recibió el nombre de Liceo Caracas y finalmente se convirtió en lo que conocemos hoy como Liceo Andrés Bello), en Caracas; instituto educativo que dirigió por espacio de 30 años.
El médico, agrimensor, docente e ingeniero Luis Ezpelosín falleció en Caracas, el 18 de abril de 1921.

Lic.  Sonia Verenzuela T.
2016
FUENTES CONSULTADAS
Revista Nacional de la Cultura, N° 108-109, Instituto Nacional de Cultura y Bellas Artes., 1955.

No hay comentarios:

Publicar un comentario